Carnes grandes, sabores aún más grandes

Pulled Pork o cerdo desgarrado. Nunca esas palabras sonaron tan bien juntas y nunca olvidaré, ni olvidarás, la primera vez que lo pruebas. Aquí, algunas de las razones por las que serás fan de esta deliciosa receta.

Tierno, jugoso y salsa barbacoa

¿Como es eso del Pulled Pork? ¿Es fácil? ¿Qué necesito?

– Facilísimo, te cuento.

¿Eres de los que aman las especias?

Si no eres de los que tiene mil botes de especias en casa, después de probarlo saldrás corriendo en busca de una decena.
En primer lugar, buscaremos una gran pieza de carne de cerdo, que combine carne grasa y magra.

Y al lío con las especias, mezcla tantas como quieras (RUB). Nuestro Rub suele llevar oregano, ajo, azúcar moreno, jengibre, nuez moscada, pimientas, canela, pimientón dulce y picante, romero, comino, perejil… mezclamos bien y súper sazonamos la pieza, envasamos y reservamos en la nevera al menos 12 horas, maduración más que justificada.

Ve preparando para el juego de aromas producido por las especias, el siguiente paso consiste en el sellado de la carne, fuego a máxima potencia, 20 segundos por cada cara.
Ahora nuestro Pulled Pork está listo para unas largas y tendidas 6-8 horas de cocción a baja temperatura, da igual que sea en barbacoa, olla u horno.

Ahí se produce la magia, pasadas las horas, nos ayudaremos de unos tenedores y comenzamos a deshacer en hebras, disfruta de los aromas y ¿por qué no? Pruébalo. Yo aún no fui capaz de desgarrar una pieza completa sin haberle metido algún que otro tiento.

¡Estamos casi listos!

Prepara una buena salsa barbacoa casera y disfruta en todas sus modalidades este manjar. Nosotros te recomendamos el clásico bocata o sándwich Pulled Pork con tiras de con lombarda y salsa BBQ.
¡Buen provecho!

 

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *